Etiqueta: verano

Cómo afecta el calor a tus neumáticos

Este verano está siendo especialmente caluroso, o al menos eso es lo que pensamos todos los veranos. Pero la verdad es que se nos olvida el anterior. Sea como sea, las temperaturas estivales afectan a nuestra salud, pero no nos olvidemos que también es un problema para nuestros neumáticos,  y es que el calor aumenta el riesgo de pinchazos y reventones. Hoy te contamos por qué y como prevenirlo.

Por qué el calor afecta a los neumáticos

Los neumáticos de nuestros vehículos sufren, ya que el calor del pavimento puede llegar a superar hasta en diez grados la temperatura exterior. Las ruedas tienen que soportar estas condiciones extremas, sobre todo si circulamos por vías rápidas o carreteras irregulares.

En caso de que los neumáticos estén a una presión demasiado baja, la banda de rodadura se calentará antes, algo que acortará la vida de los mismos hasta en un 15%, además provoca un aumento del gasto de combustible que ronda un 7%.

Pero este no es el único problema. En esta época del año corremos el riesgo de tener reventones o pinchazos debido a las altas temperaturas a las que están expuestos nuestros neumáticos, llegando incluso a tener alta degradación.

Cómo prevenir pinchazos y reventones provocados por el calor

– Revisar la presión cada dos semanas y comprobar que es la correcta que indica el fabricante del vehículo. De esta forma se consigue un mejor comportamiento y mayor eficacia en la frenada y en el consumo de combustible.

– Comprobar el estado, dibujo y profundidad. ​Se aconseja sustituir los neumáticos de verano cuando alcancen los 2 mm de dibujo.

– La presión de inflado debe comprobarse ​cuando los neumáticos están fríos. ​De lo contrario no será posible obtener la presión real.

– No debes olvidarte de comprobar de vez en cuando la​ presión de la rueda de repuesto, ​ya que puedes llevarte una sorpresa cuando la necesites. Por lo general, es aconsejable que la rueda de repuesto se hinche a 0,5 bar más de presión.

– Es muy importante que en caso de tener que sustituir los neumáticos se haga ​siempre por otro igual al de su eje, ​idéntico en escultura, dimensiones, índices de velocidad y de carga.

¿Tienes el coche a punto para tus vacaciones de verano?

Con la segunda quincena de julio a la vuelta de la esquina, llega el momento de las tan ansiadas vacaciones para muchos. Pero antes de emprender un viaje en coche es muy importante que pongas a punto tu vehículo para no tener sorpresas por el camino. Así que si te vas de vacaciones en coche, te recomendamos que lo lleves a tu  taller de confianza para que te hagan una revisión y asegurarte de que todo está en orden.

Así podrás salir de viaje tranquilo y evitar cualquier imprevisto o susto que te haga perder tiempo y retrase tus merecidas vacaciones. Un coche en perfecto estado es sinónimo de seguridad, y si te vas de viaje la seguridad es lo más importante. Entre los elementos que debes tener en cuenta a la hora de hacer la puesta a punto de tu coche están:

 

1. Llaves:

 

Comprueba que las llaves funcionan correctamente y llévate las de recambio por si acaso. No sea que te fallen estando de vacaciones y tengas que perder tiempo para solucionar el problema.

 

2. Luces:

 

Asegúrate de que no tienes ninguna luz fundida y que están bien reguladas. Tanto las de posición como las cortas y/o largas. Y no te olvides de poner bombillas de repuesto en la guantera por lo que pueda pasar. Persona precavida, vale por mil.

 

3. Neumáticos:

 

 

Es importante que revises, tanto su estado de desgaste, como la presión de los neumáticos. Para saber si las ruedas están demasiado desgastadas y necesitan un cambio, revisa los indicadores en la banda de rodadura y si están a ras del testigo es que es hora de cambiarlos. También debes mirar que no tengan ningún desperfecto como abolladuras, cortes o desgaste irregular. De todas maneras, lo mejor es que lo revise tu mecánico, él sabrá cuando es necesario que las cambies. A veces con un sencillo parche es suficiente, aunque esa decisión siempre es mejor que la dejes en manos de tu mecánico.

Hoy en día todos los coches indican si es necesario aumentar la presión de los neumáticos, y en función del modelo de coche la presión que necesita tu vehículo será superior o inferior. Eso dependerá del peso del coche, entre otras cuestiones. Lo importante es que lo revises antes de salir de viaje.

 

4. Aceite:

 

Sobre todo, ten en cuenta los kilómetros que te indicó el mecánico para el próximo cambio de aceite. Circular con un aceite quemado y en malas condiciones puede provocar graves averías en tu vehículo. Pero además, también tienes que asegurarte de que el nivel de aceite es el correcto.

 

5. Frenos

 

Tendrás que prestar especial atención a las pastillas y discos de freno, si están desgastados o en mal estado provocarán que tu coche no frene bien. Y como lo que queremos es evitar sustos y tener un viaje tranquilo, asegúrate de que están en perfectas condiciones. A parte de esto, deberás comprobar el líquido de frenos.

 

6. Limpiaparabrisas

 

Aunque muchas personas no prestan especial atención al líquido del limpiaparabrisas, es uno de los líquidos más importantes del coche. ¿Por qué? Imagínate que vas conduciendo por la autopista y de repente te cae barro en la luna delantera procedente de un camión. Si no tienes agua en el limpiaparabrisas, no verías nada ¿verdad? Y si no ves nada, ¿cómo vas a conducir con seguridad? De ninguna de las maneras, correcto.

 

7. Anticongelante:

 

Del mismo modo que ocurre con el aceite, el líquido de frenos y el del limpiaparabrisas, el nivel de anticongelante también hay que revisarlo.

 

8. Bujías, filtros y cables

 

Las bujías se ensucian con cierta facilidad y si haces muchos kilómetros con las bujías sucias, puedes tener problemas a la hora de arrancar. Revisar los cables y filtros también es necesario.

¡Ah! y recuerda tener en el maletero todos los elementos auxiliares obligatorios. Como: chalecos reflectantes y triángulos de emergencia  por si tienes que parar en el arcén ante un pinchazo o imprevisto de cualquier otro tipo, rueda de repuesto y gato para poder cambiar la rueda en caso de ser necesario y no tener que llamar a la grúa para que te lleve el coche al taller más cercano.

Ante todo, lleva el coche al taller para que hagan una revisión a fondo y te hagan la puesta a apunto que necesita tu coche antes de emprender el viaje. Y una vez todo revisado y controlado ¡a disfrutar! ¡Buen viaje!

3 tips para alargar la vida de tus neumáticos este verano

Quedan exactamente 13 días para inaugurar el verano oficialmente. Y aparte de organizar el armario para no pasar más calor de la cuenta y proveerte con cremas de protección solar para cuidar tu piel, es importante que tomes algunas medidas para proteger a tus neumáticos de las altas temperaturas y alargar su vida útil.

Ante el aumento de la temperatura, los neumáticos sufrirán y se desgastarán más que en invierno. Y aquí es donde viene la pregunta: ¿Qué podemos hacer para que nuestros neumáticos sufran menos? ¿Cómo podemos alargar su vida útil?

Pero además, la época estival es una de las estaciones del año en las que más viajamos. Y además lo hacemos cargados de maletas y enseres para disfrutar de las vacaciones. De manera que teniendo en cuenta el calor, sumado al exceso de carga y de kilómetros, el verano es la época en la que los neumáticos se enfrentan a condiciones más extremas.

 

Cuidados de los neumáticos en verano

 

1. Estado general

 

Aunque la revisión de los neumáticos es una tarea que debemos hacer durante todo el año, en verano, hay que hacerlo con más asiduidad. No esperes a tener que hacer un viaje largo para revisarlos. Mira especialmente las deformidades, las pérdidas injustificadas de presión, los roces, las grietas y que la banda de rodadura no sea inferior a 1,6 milímetros.

 

2. Presión

 

En verano también hay que controlar la presión con más ahínco que el resto del año. Y es que el ser una época en la que solemos viajar más, los neumáticos pierden más presión, también como consecuencia del calor. Recuerda hacer las comprobaciones con los neumáticos en frío y siguiendo las medidas de presión de los fabricantes. Una presión adecuada favorecerá una mejor conducción y una reducción importante de los riesgos en carretera.

 

3. Carga

 

Normalmente, cuando viajamos en coche, aprovechamos para llevarnos de todo, cometiendo el error de sobrecargar nuestro vehículo. No olvides que esto puede perjudicar la seguridad. Tus neumáticos están diseñados para aguantar ciertos pesos. No los sobrepases. Si lo haces no solo reducirás la vida útil de las ruedas, sino la de otras partes del coche.

Además no te olvides de revisar el equilibrado de los neumáticos y la alineación de la dirección. Pero sobre todo, si eres de los que viaja mucho por carretera en verano, merece la pena que inviertas en unos neumáticos de verano o mejor aún, unos All Seasons que se adaptan a todas las épocas del año. En Zeetex tenemos una amplia gama de neumáticos entre la que encontrarás los ZT4000 4S, un neumático ideal para todo el año que te aportará el confort y seguridad que necesitas al volante.

 

Por qué el clima influye en el comportamiento de los neumáticos

Tanto el calor como el frío influyen en el comportamiento de los neumáticos. Y es que del mismo modo que la climatología afecta al estado de ánimo de las personas, tiene un efecto también sobre los neumáticos de tu coche. ¿Sabes por qué? Hoy te lo contamos junto a algunos consejos para evitar contratiempos como consecuencia del efecto de las bajas y altas temperaturas en las ruedas.

Como ya sabrás, los neumáticos están hechos de caucho, un material muy sensible a las temperaturas. Cuanto más calor hace, más peso pierden las ruedas. Aproximadamente medio kilogramo menos cada 10 grados centígrados, influyendo sobre la presión y aumentado la posibilidad de desgaste. Mientras que con el frío los neumáticos endurecen perdiendo flexibilidad, lo cual afecta al agarre y amortiguación.

Cómo evitar problemas en los neumáticos provocados por el frío

Verifica la profundidad del dibujo

Si es inferior a 3 mm la adherencia a la carretera puede verse afectada, del mismo modo que la distancia de frenado.

Comprueba la presión

Te aconsejamos que compruebes la presión cada mes asegurándote de que no sea ni demasiado alta ni demasiado baja. Para llevar la presión adecuada sigue siempre las instrucciones del fabricante.

• Lleva las cadenas

Con el tiempo nunca se sabe, sobre todo viendo los cambios extraños que estamos experimentando durante este invierno en el que ha nevado hasta en provincias como Barcelona en las que no suele nevar. Así que lleva las cadenas en el maletero y una rueda de repuesto por lo que pueda pasar.

Cómo evitar problemas en los neumáticos provocados por el calor

  • Comprueba la profundidad del dibujo de los neumáticos

Si la profundidad del dibujo es igual o inferior a 2 mm es aconsejable que los cambies.

  • Comprueba la presión cada dos semanas

Con el calor es más fácil que la presión de las ruedas disminuya más rápidamente que con el frío. De manera que asegúrate de que la presión se mantiene entre los niveles indicados por el fabricante.

 

Como consecuencia de los efectos de la temperatura en los neumáticos, existen modelos de invierno y de verano que se adaptan mejor a las condiciones climatológicas de cada estación. Ofreciéndote la seguridad que necesitas al volante. Aunque lo ideal es utilizar neumáticos de invierno para el frío y de verano para el calor, cambiar las ruedas dos veces al año puede resultar farragosos para muchos conductores. Para esos casos lo mejor es decantarse por unos neumáticos All Seasons que te proporcionarán las prestaciones que necesitas haga el tiempo que haga.