Etiqueta: taller

HP2000 vfm: El neumático de los conductores inteligentes

¿Buscas siempre la mejor relación calidad – precio? ¿Te consideras un conductor inteligente? Si la respuesta a estas dos preguntas es afirmativa, los neumáticos HP2000 vfm de Zeetex son la opción perfecta para ti. Si además tienes familia, son los neumáticos ideales, ya que una de sus ventajas más notables es su capacidad de resonancia, reduciendo el ruido de forma notable.

Los neumáticos HP2000 vfm son una de las propuestas más completas de Zeetex para turismos. Se trata de un neumático que cumple con las exigencias de seguridad y confort que valoran los conductores. Hoy te explicamos sus prestaciones para que puedas valorar tú mismo las prestaciones que ofrecen estos neumáticos.

 

Prestaciones de los neumáticos HP2000 vfm

 

 

1. Capacidad de resonancia

 

Las estrías ubicadas en las paredes de la ranura de estos neumáticos hacen que se reduzca el ruido, convirtiéndolos en neumáticos ultra silenciosos. Por este motivo son una opción ideal si tienes niños pequeños, ya que al no hacer ruido te permitirán viajar tranquilo mientras tus peques duermen. Sin duda, una prestación muy valorada por los conductores en términos de confort.

 

2. Estabilidad

 

Gracias a la forma de los bloques laterales, se consigue mejorar la estabilidad del vehículo. Sobre todo si coges las curvas a alta velocidad. Una prestación muy importante en términos de seguridad.

 

3. Dirección

 

Las costillas interiores de la banda de rodadura, garantizan una dirección precisa, huella óptima y firmeza en la unidad longitudinal. Todo gracias a su patrón asimétrico, que permite dispersar las capas de agua hacia fuera del neumático a través de su red de estrías.

Este tipo de patrón tiene la ventaja de ofrecer buena adherencia en las curvas a alta velocidad gracias a sus mejores cualidades en la zona de contacto de la banda de rodadura con la superficie y reducción del desgaste en la parte exterior del neumático.

Cómo quitar un clavo de tus neumáticos

Aunque el caucho con el que están fabricados los neumáticos es muy fuerte y resistente, a veces hay contratiempos que no se pueden evitar. Y es que si pasas por encima de un clavo con tu coche es muy probable que se clave en uno de tus neumáticos sin que puedas hacer nada para evitarlo.

 

Sin embargo, llevar un clavo en la rueda no implica necesariamente tener que cambiarla. De hecho en la mayoría de ocasiones el conductor no se da cuenta de que lleva un clavo en la rueda hasta que revisa los neumáticos con cautela o en su defecto, al notar que una de las ruedas pierde aire con más facilidad que el resto.

 

Si la punzada es limpia y el clavo queda bien sujeto en el caucho sin provocar fisuras a su alrededor, muchas veces ni se nota. Ya que al estar presionado contra el caucho, el neumático no pierde aire y por tanto, a no ser que lo veas revisando los neumáticos no te darás ni cuenta.

 

Repara los neumáticos en un taller mecánico

 

 

En caso de que notes que una de tus ruedas pierde aire con más asiduidad que el resto es muy posible que la causa sea un clavo. De modo que revísala y si lo encuentras no te preocupes, aunque puedes optar por cambiar la rueda, esto no será necesario. Siempre puedes llevar el coche a tu taller mecánico de confianza para que la reparen.

 

A no ser que tenga una fisura alrededor y esté un poco resquebrajada, se podrá solucionar fácilmente en el taller. No pruebes a quitar el clavo porque corres el riesgo de tener que cambiar la rueda. De modo que en caso de incidente ve a tu taller y si se puede te lo repararán rápidamente.

 

La necesidad de reparación o cambio de rueda siempre dependerá del sitio donde se haya clavado, así como del tamaño del clavo. Si es muy grande puedes comprar un spray que venden en las gasolineras para salir del paso hasta que lo lleves al taller. Si es pequeño no será necesario ya que perderá muy poco aire y aunque tendrás que hinchar la rueda afectada más a menudo que el resto, no implica una urgencia.

4 consejos para que tus neumáticos pasen la ITV sin problemas

De la misma forma que antes de hacer un viaje largo se recomienda comprobar la presión y profundidad del dibujo de los neumáticos, a la hora de pasar la ITV debes centrarte en estos aspectos para asegurarte que tus neumáticos están en buen estado y pasarán el examen sin problemas.

Los neumáticos son una de las partes más importantes de un vehículo. Y es que son el único elemento que está en contacto con el pavimento, siendo una de las piezas del coche que más influyen en la seguridad. Por ese motivo, unos neumáticos defectuosos no pasarán la ITV. De manera que antes de hacer la revisión asegúrate de que están en buen estado. Si no lo están cámbialos para pasar el examen de la ITV a la primera.

 

Consejos para que tus neumáticos pasen la ITV

 

1. Comprueba el desgaste y el grosor

 

El grosor de los neumáticos viene determinado por su desgaste. A más desgaste menos grosor y más probabilidades de que nos generen algún problema de comportamiento en carretera. Para no tener problemas en la ITV, debes fijarte en que el desgaste de la rueda debe ser regular. Si el desgaste es irregular como consecuencia de hinchar los neumáticos por encima o por debajo del nivel recomendado, se pueden provocar deformaciones y habrá que cambiarlos.

 

 

2. Comprueba la profundidad del dibujo y la presión

La normativa dice que la profundidad de las  ranuras principales de la banda de rodadura debe ser superior a 1,6 milímetros y 1,4 milímetros en los neumáticos de invierno. Una forma sencilla de comprobar si tus neumáticos conservan la profundidad del dibujo adecuada, es colocar una moneda de 1 euro en la banda de rodadura. Si el borde dorado queda cubierto por el caucho, significa que la profundidad del dibujo es la adecuada.

A la hora de comprobar el nivel de presión adecuado para tus neumáticos, consulta las indicaciones del fabricante que suelen indicarse en la puerta del piloto. Si tu coche es relativamente nuevo, el testigo se encargará de avisarte cuando detecte que alguna rueda a perdido presión.

 

3. Si tienes que cambiarlos que los monte un profesional

Como cualquier otra pieza del coche, cuando tengas que cambiar los neumáticos, lleva el coche a tu taller de confianza para que te los cambien. De este modo evitarás tener problemas en la ITV como consecuencia de un mal montaje.

Por qué el clima influye en el comportamiento de los neumáticos

Tanto el calor como el frío influyen en el comportamiento de los neumáticos. Y es que del mismo modo que la climatología afecta al estado de ánimo de las personas, tiene un efecto también sobre los neumáticos de tu coche. ¿Sabes por qué? Hoy te lo contamos junto a algunos consejos para evitar contratiempos como consecuencia del efecto de las bajas y altas temperaturas en las ruedas.

Como ya sabrás, los neumáticos están hechos de caucho, un material muy sensible a las temperaturas. Cuanto más calor hace, más peso pierden las ruedas. Aproximadamente medio kilogramo menos cada 10 grados centígrados, influyendo sobre la presión y aumentado la posibilidad de desgaste. Mientras que con el frío los neumáticos endurecen perdiendo flexibilidad, lo cual afecta al agarre y amortiguación.

Cómo evitar problemas en los neumáticos provocados por el frío

Verifica la profundidad del dibujo

Si es inferior a 3 mm la adherencia a la carretera puede verse afectada, del mismo modo que la distancia de frenado.

Comprueba la presión

Te aconsejamos que compruebes la presión cada mes asegurándote de que no sea ni demasiado alta ni demasiado baja. Para llevar la presión adecuada sigue siempre las instrucciones del fabricante.

• Lleva las cadenas

Con el tiempo nunca se sabe, sobre todo viendo los cambios extraños que estamos experimentando durante este invierno en el que ha nevado hasta en provincias como Barcelona en las que no suele nevar. Así que lleva las cadenas en el maletero y una rueda de repuesto por lo que pueda pasar.

Cómo evitar problemas en los neumáticos provocados por el calor

  • Comprueba la profundidad del dibujo de los neumáticos

Si la profundidad del dibujo es igual o inferior a 2 mm es aconsejable que los cambies.

  • Comprueba la presión cada dos semanas

Con el calor es más fácil que la presión de las ruedas disminuya más rápidamente que con el frío. De manera que asegúrate de que la presión se mantiene entre los niveles indicados por el fabricante.

 

Como consecuencia de los efectos de la temperatura en los neumáticos, existen modelos de invierno y de verano que se adaptan mejor a las condiciones climatológicas de cada estación. Ofreciéndote la seguridad que necesitas al volante. Aunque lo ideal es utilizar neumáticos de invierno para el frío y de verano para el calor, cambiar las ruedas dos veces al año puede resultar farragosos para muchos conductores. Para esos casos lo mejor es decantarse por unos neumáticos All Seasons que te proporcionarán las prestaciones que necesitas haga el tiempo que haga.