Etiqueta: niebla

Cómo conducir cuando hay niebla

Cuando hay niebla en la carretera, la visibilidad se reduce considerablemente. De la misma forma que debes reducir la velocidad para evitar posibles sustos. Sin duda alguna, la niebla es junto a las lluvias torrenciales, el peor enemigo para los conductores. Y es que cuando aparece el riesgo de sufrir un accidente aumenta. Por eso es tan importante tener claro cómo conducir en estas circunstancias y seguir estos consejos:

 

Consejos para conducir con niebla

 

1. Antes de salir, limpia las ventanillas, la luneta trasera y el parabrisas, y asegúrate de que todas las luces funcionan correctamente.

2. Usa la luz de posición y la de cruce cuando haya niebla. Nunca pongas las largas porque pueden reflejarse en la niebla y todavía verás peor. Recuerda que el uso de la luz antiniebla delantera es opcional y la luz antiniebla trasera solo es obligatoria con niebla densa. Cuando se restaure la visibilidad, apaga inmediatamente las luces antiniebla.

 

 

3. Usa el limpiaparabrisas de manera intermitente para eliminar la humedad que cae sobre el cristal.

4. Reduce progresivamente la velocidad para adaptarte a las condiciones de niebla y aumenta la distancia de seguridad. Si tuvieras que frenar o hacer una maniobra de emergencia deberías hacerlo dentro de la distancia en la que se puede ver con claridad.

5. Utiliza el freno de manera suave para evitar que las ruedas se bloqueen. Si lo haces antes de lo habitual y de manera intermitente, cualquier vehículo que circule detrás podrá verte.

 

 

6. En autopista o autovía circula siempre por el carril derecho y evita adelantar.

7. Si la niebla es muy densa, toma como referencia la línea continua blanca de la derecha de la calzada.

Si necesitas abandonar el vehículo, mantén activados los intermitentes de emergencia, avisa por teléfono y ponte ropa de abrigo con material reflectante.

Ante una situación de nula visibilidad, busca un lugar seguro donde parar hasta que desaparezca la niebla. Si tienes una incidencia y no encuentras un lugar protegido donde parar, hazlo lo más cerca posible del arcén derecho y enciende los intermitentes de emergencia para que el resto de conductores pueda advertir tu presencia.