Etiqueta: neumáticos

7 puntos que tienes que revisar antes de pasar la ITV

Si tienes un coche de más de 4 años, se terminó la tranquilidad de no tener que pensar en la revisión de la ITV. A partir de ese momento, debes pasarla cada 2 años y cuando el coche cumpla 10 años, tendrás que hacerlo cada año. Para evitar sorpresitas de última hora y tener que pasarla por segunda vez, te aconsejamos que lleves el coche a tu taller de confianza para que te hagan una revisión pre ITV. Aunque si quieres evitar este paso, puedes comprobar tú mismo una serie de puntos básicos que te aseguren una revisión exitosa. ¡Vamos a verlos!

 

Puntos a revisar antes de pasar la ITV

 

Niveles de líquidos

 

Debes comprobar los niveles de todos los líquidos del coche. Desde el aceite, hasta el agua del limpiaparabrisas y el líquido de frenos. El nivel de aceite siempre debe estar entre el máximo y el mínimo de la varilla. En cuanto al agua del limpiaparabrisas es suficiente con llenar media bomba, aunque si la llevas completamente llena mejor.

 

Luces exteriores

 

La iluminación del vehículo también es un elemento esencial en lo que a seguridad se refiere. Así que verifica que funcionan correctamente todas las luces. Tanto las de posición, como las largas y las cortas. Sin olvidarte de las luces de señalización como los intermitentes. Es importante que ninguna esté fundida, que los cristales que las protegen estén en buen estado y que se vea la matrícula, los intermitentes funcionen bien, etc.

 

Limpiaparabrisas

 

Comprueba que los limpiaparabrisas funcionan correctamente en todas sus modalidades y velocidades. Y por supuesto llévalo con líquido en el depósito de agua lleno el día de la revisión.

 

Neumáticos y amortiguadores

 

4 consejos itv nuematicos zeetex

 

Estos elementos también son básicos para la seguridad del vehículo y sus ocupantes y se miran con lupa en una ITV. Con una revisión técnica previa sabremos si hay algún problema y se podrá solventar a tiempo.

El grosor de los neumáticos viene determinado por su desgaste. A más desgaste menos grosor y más probabilidades de que nos generen algún problema de comportamiento en carretera. Para no tener problemas en la ITV, debes fijarte en que el desgaste de la rueda debe ser regular.

La normativa dice que la profundidad de las  ranuras principales de la banda de rodadura debe ser superior a 1,6 milímetros y 1,4 milímetros en los neumáticos de invierno. Una forma sencilla de comprobar si tus neumáticos conservan la profundidad del dibujo adecuada es colocar una moneda de 1 euro en la banda de rodadura. Si el borde dorado queda cubierto por el caucho, significa que la profundidad del dibujo es la adecuada.

 

Claxon y cinturones de seguridad

 

Asegúrate de que el claxon funciona, así como que el anclaje de todos los cinturones de seguridad del coche cierre y abra correctamente.

 

Frenos

 

Los frenos son otro sistema de seguridad especialmente sensible. Por eso debes asegurarte de que tanto las pastillas como los discos de freno están en buenas condiciones y tu coche frena adecuadamente.

 

Control de emisiones

 

Cada vez es más importante la emisión de gases, especialmente en vehículos antiguos. Entonces, será necesario que tu coche esté perfecto en este sentido para superar la revisión. Asegúrate de que el panel de control de tu coche no indique ninguna alerta de emisiones contaminantes.

 

Estos son los 7 puntos más importantes que debes revisar antes de pedir cita a la ITV. Aunque no está de más que compruebes otras partes del vehículo como: retrovisores, placa de la matrícula, lunas, bajos del coche y bastidor. Y recuerda, si sigues estas recomendaciones, no debes preocuparte por la ITV. Pasarla es un seguro de vida para todos, conductores y viandantes.

Por qué es importante mantener las ruedas alineadas

La alineación de las ruedas es un factor muy importante a tener en cuenta. Tanto a nivel de mantenimiento y desgaste de neumáticos y frenos, como en lo que al comportamiento del vehículo se refiere. Además, una mala alineación también influye en el consumo de carburante. Si las ruedas de tu coche están mal alineadas, te gastarás más dinero en repostar. De modo que, como ves, a parte de una cuestión de seguridad, también se trata de un problema que puede afectar a tu bolsillo

 

Causas de desalineación de ruedas

 

Entre las causas más habituales de desalineación encontramos los típicos golpes en el bordillo a la hora de aparcar. Si tienes la costumbre de tocar el bordillo con el neumático para saber cuándo enderezar, deja de hacerlo. Esta mala costumbre te puede salir cara. Coger baches a gran velocidad también repercute en la desalineación de las ruedas. De modo que ten en cuenta estas dos cuestiones para mantener las ruedas de tu vehículo alineadas.

 

 

Cómo detectar un problema de alineación de ruedas

 

Para detectar si tienes un problema de alineación, pasa la mano por la banda de rodadura del neumático del exterior hacia el interior y viceversa. Si notas asperezas del interior hacia el exterior, esto indica que hay un problema de convergencia. Algo que notarás fácilmente si al mirar el vehículo de frente ves como los neumáticos están desviados hacia el interior.

Si notas las asperezas del exterior al interior, se trata de un problema de divergencia. De manera que al mirar el vehículo de frente verás como la parte delantera del neumático delantero derecho se desvía hacia su derecha y la parte delantera del neumático izquierdo hacia su izquierda.

Como comentábamos al inicio del post, la alineación es un factor que repercute en el comportamiento de tu vehículo. No se trata de un simple problema de desgaste de neumáticos. Por eso te recomendamos que si notas algún síntoma de desalineación, lo compruebes y en caso de no estar seguro lleves el coche a tu taller de confianza.

¿Sabías que los neumáticos nuevos necesitan rodaje?

Si acabas de estrenar neumáticos y notas cambios en la conducción no te preocupes. Esta sensación es completamente normal cuando cambias los neumáticos. Y es que los neumáticos nuevos necesitan un tiempo de rodaje para adaptarse a la carretera. Hoy te explicamos cómo tienes que hacer el rodaje de tus neumáticos para volver a tener la sensación de seguridad y confort que necesitas al volante.

 

Motivos por los que hacer el rodaje a tus neumáticos

 

 

Como tal vez ya sepas, los neumáticos se fabrican con un molde y para poder sacarlos del molde. Así como para que no sufran daños durante su transporte y almacenamiento antes de su venta, se les echa lubricante. Este es el principal motivo por el que los neumáticos nuevos resbalan más que los usados.

Tras recorrer algunos kilómetros, el lubricante desaparece y es entonces cuando notaremos el agarre, perdiendo esa sensación de inseguridad en la que notamos que los neumáticos resbalan y no se agarran al pavimento como es debido. Por eso es tan importante no conducir a velocidades elevadas durante el período de rodaje. Además este tiempo de rodaje también te servirá para adaptarte las nuevas ruedas y coger confianza.

 

Kilómetros de rodaje de tus neumáticos

 

 

Por lo general, el rodaje puede durar una media de 500 kilómetros, aunque esta distancia dependerá de la superficie sobre la que se circule. No es lo mismo circular por carretera que por montaña. Para evitar posibles sustos te aconsejamos conducir a una velocidad moderada, evitando acelerones, frenazos y maniobras bruscas.

 

Así que a partir de ahora ya sabes, cada vez que estrenes neumáticos, sigue estas recomendaciones. De esta forma, desparecerá la sensación de inseguridad durante los primeros kilómetros en los que percibes que los neumáticos resbalan y tendrás tiempo de acostumbrarte a las nuevas gomas y disfrutar de la carretera.

 

Consejos para conducir con lluvia

Con el otoño a la vuelta de la esquina, viene la época de lluvias y la famosa gota fría. Una época del año en la que los conductores debemos prestar especial atención, puesto que la lluvia es el fenómeno climatológico que más accidentes provoca. Y es que la lluvia hace que la visibilidad disminuya y el suelo se vuelva deslizante con el riesgo de sufrir el famoso aquaplaning. Por eso es muy importante que sigas los siguientes consejos si vas a conducir con lluvia.

 

Reduce la velocidad

 

Correr más de la cuenta nunca es bueno y la primera recomendación a la hora de conducir, llueva o no, es respetar las limitaciones de velocidad. Pero si llueve hay que prestar especial atención a la velocidad y conducir incluso por debajo de los límites que nos marque la carretera, si es necesario.

 

Aumenta la distancia de seguridad

 

De esta forma evitarás que la lluvia pulverizada y sucia que va a parar a tu parabrisas reduzca tu visibilidad. Además, en caso de frenazo brusco, tendrás menos espacio para detener tu coche con seguridad. Es recomendable aumentar la distancia al doble de lo que iríamos separados en condiciones normales. La capacidad de frenada de un coche -incluso con ABS- sobre mojado es muy diferente respecto al firme seco.

 

Mantén las luces encendidas

 

 

Además de que mejorarás tu visibilidad, también serás más visible para el resto de conductores. En caso de lluvia muy intensa, es recomendable encender las luces antiniebla traseras.

 

Evita los frenazos y maniobras bruscas

 

Una conducción suave es mucho más segura y eficiente. Sobre todo en mojado, donde la distancia de frenado aumenta. Cuando te acerques a una curva, es aconsejable que anticipes la frenada y realizarla con la dirección lo más recta posible para evitar las inercias laterales que comprometan la direccionalidad de las ruedas.

Es muy importante que hagas los cambios de dirección, de carril cualquier tipo de maniobra lo más suave posible. De esta forma evitaremos reacciones bruscas o inesperadas de nuestro vehículo en conducción con lluvia.

En Zeetex te ofrecemos neumáticos especialmente diseñados para evitar el temido aquaplaning. Si tienes un SUV o 4×4 tus neumáticos son los HT1000, mientras que si conduces un turismo deberás optar por los ZT4000 4S que además tienen la ventaja de adaptarse a todos los climas.

 

 

Recuerda que los neumáticos son el único punto de contacto entre nuestro automóvil y la carretera, de ahí la importancia de su elección, estado y un correcto mantenimiento.

Neumáticos no equivalentes, ¿se pueden homologar?

Si estás pensando en cambiar los neumáticos o llantas de tu coche, debes tener en cuenta las medidas equivalentes. Para ello existen unas tablas de equivalencia que te indican las medidas permitidas en función del neumático que lleve tu vehículo. Y en caso de querer cambiarlos por otros que no sean equivalentes hay que homologar. Para ello, deben cumplir con una serie de requisitos para poder pasar la ITV sin problemas. Hoy te contamos cómo homologarlos.

 

Medidas de neumáticos permitidas

 

Para que los neumáticos cumplan con los requisitos establecidos por ley, deben cumplir una serie de condiciones de equivalencia en lo que a medidas, carga, velocidad y perfil de llanta se refiere:

– Índice de carga y velocidad igual o superior

– Diámetro exterior igual o como máximo un 3% superior o inferior

– Perfil de la llanta de montaje correspondiente al neumático

Siempre que elijas unos neumáticos equivalentes no tendrás que preocuparte por pasar la ITV, ni será necesaria su homologación. Sin embargo, si optas por unos neumáticos no equivalentes, deberás homologarlos.

Cómo homologar unos neumáticos no equivalentes

 

A la hora de homologar unos neumáticos no equivalentes deberás dirigirte a la ITV y solicitar una reforma de importancia nº11 si se cambia el ancho de vía o nº 45 si se montan neumáticos de medida no homologada ni equivalente establecida en la ficha técnica del vehículo.

Como requisito informativo para solicitar la homologación te pedirán fotos de: la ficha técnica y permiso de conducir por ambas caras, así como del frontal, trasera y laterales del vehículo, y también de los neumáticos que vayas a instalar.

La documentación a presentar es:

Informe favorable del fabricante que deberás solicitar en el concesionario donde compraste el coche, o en caso de que no lo compraras en un concesionario oficial, solicitarlo en cualquier concesionario de la marca.

Certificado del taller que te vaya a hacer el cambio, una vez tengas el informe favorable de la marca.

Tienes que tener en cuenta que ambos documentos tienen un coste que deberás sumar a las tasas de la ITV por gestionar la homologación y modificar la ficha técnica.

Como ves el proceso es algo engorroso, aunque tampoco demasiado complicado. De modo que si estás decidido a cambiar tus neumáticos por otros no equivalentes, no te preocupes, lo puedes hacer perfectamente siguiendo estas indicaciones. Y una vez tengas la homologación solo te quedará llevarlo al taller para que te hagan el cambio y ¡a hacer kilómetros!

Diferencias entre los neumáticos de invierno y de verano

Aunque todavía quedan días de verano, el otoño se acerca. Y de la misma manera que tenemos que hacer cambio de armario, nuestro coche también necesita cambiar los neumáticos de verano por neumáticos de invierno para nuestra seguridad y confort al volante. Sin embargo, si tu coche está equipado con neumáticos “All seasons” como los neumáticos ZT4000 4S de Zeetex, no tendrás que preocuparte por esto. Ya que estas gomas se caracterizan por estar especialmente diseñadas para conducir con seguridad durante todas las épocas del año.

Si por el contrario llevas neumáticos de verano y vives en una zona donde las condiciones climáticas son extremas, tendrás que ir pensando en cambiarlos por unos de invierno. Pero, ¿qué diferencias hay entre los neumáticos de verano e invierno? Principalmente 3: estructura, goma y dibujo de la banda de rodadura.

 

Neumáticos de verano

 

 

Se caracterizan por ofrecer mejor rendimiento general en los meses más cálidos gracias a que se fabrican con un compuesto relativamente duro que se ablanda con temperaturas suaves para poder adaptarse tanto a carreteras secas como mojadas.

Tienen menos laminillas que los de invierno y unas barras especialmente diseñadas para minimizar el aquaplaning. Estas proporcionan una mayor adherencia con temperaturas cálidas, garantizando agarre sobre carreteras, tanto mojadas como secas.

La fricción de los neumáticos de verano es menor y por tanto, ofrecen un menor consumo de combustible.

Suelen tener un dibujo simple en forma de tacos, que deja una gran huella en la carretera. Esto garantiza una conducción excelente y tiene un impacto enorme en la distancia de frenado. A partir de +15 ºC, los vehículos con neumáticos de verano consiguen parar entre seis y siete metros antes que los vehículos con neumáticos de invierno.

 

Neumáticos de invierno

 

 

Se fabrican con un alto contenido en goma natural, lo que hace que con el frío mantengan su flexibilidad. Cuanto más blando sea el neumático, mejor será su adherencia a la superficie de la carretera, mejorando el agarre y la conducción. A diferencia de los neumáticos de verano, que se endurecen rápidamente con temperaturas frías, los neumáticos de invierno ofrecen su mejor rendimiento a temperaturas inferiores a +7 °C.

Tienen miles de diminutas ranuras (laminillas) en los tacos de la banda de rodadura, que sirven para evacuar el agua y evitar el aquaplaning. Estas ranuras muerden la nieve, el aguanieve y el hielo, proporcionando una adherencia óptima a la carretera.

El dibujo de la banda de rodadura de los neumáticos de invierno es más profundo, lo que proporciona una especie de cavidad para la nieve.

Cómo elegir el neumático más adecuado para tu coche

Tires are one of the main safety elements of a car. Therefore, when leaving on a trip it is important to check that they are in good condition. So today we are going to give you some tips that you should take into account when changing your tires, as well as some maintenance instructions.

Although each car is a world and each type of tire also, it is usually advised to change the wheels every 40,000 or 50,000 kilometers on good quality tires , and approximately every 20,000 kilometers on lower quality tires. However, these data are very relative and predicting exactly how long they will last is impossible, since the useful life of a tire depends on many other factors such as: the time to which it is exposed, conditions of use and type of driving, reviews and maintenance, type of car and traction … As you can see, there are many factors that influence the renewal of tires.

 

 

Of course, what is important to ensure good maintenance and lengthen the usefulness of your wheels, is to check their appearance to check the drawing of the wheel. And also very important: be aware of the loss of pressure or any anomaly such as noise, traction or vibration. When your car is more than 5 years old, you should go to your trustworthy workshop to have it checked at least once a year. In this way you will detect possible problems and you will be able to put a solution on time, lengthening the duration of your tires, at the same time avoiding unnecessary frights and expenses. And remember that if they are in good condition you can keep them up to 10 years from their date of manufacture.

 

Basic tire maintenance tips:

 

1. Look at the depth of the drawing of your tire

 

The less depth, less grip and more chances of having to replace your tires with new ones. Ideally, that depth should not fall below 2 mm. Otherwise you will have many chances to suffer aquaplaning.

 

2. Look at where the tires are most worn

 

The most common wear on the wheels occurs in the middle and on the shoulders of the wheel. And they are due to excessive inflation pressure and insufficient inflation pressure respectively. If, on the other hand, they wear quickly on one side, it may be because the wheels are not aligned properly. In that case, take it to your trusted workshop and have it checked by the mechanic.

 

 

3 points to keep in mind when changing your tires:

 

1. Type of vehicle:

 

No es lo mismo conducir un SUV, que un Todo Terreno o un Turismo. De modo que los neumáticos más adecuados para tu coche dependerán de la capacidad de carga así como de la velocidad máxima entre otras características. Lo más importante es fijarte en el tamaño del neumático, que está grabado en los laterales de los neumáticos. ¡Ah! y no olvides consultar el índice de velocidad adecuado.

 

2. Pista por la que conduces habitualmente:

 

En función del tipo de pista por el que conduces con tu coche habitualmente, expones a tu vehículo a una velocidad u otra. Por ese motivo se aconseja elegir neumáticos de baja resistencia a la rodadura de larga duración si conduces por entorno urbano. Ya que al tener que frenar mucho más que en carretera el neumático sufre más desgaste. Sin embargo, para conducir por autopista se coge más velocidad, y a más velocidad más riesgo. En este caso lo aconsejable es elegir neumáticos de alto rendimiento.

 

3. Condiciones climatológicas:

 

The temperature at which the tires are exposed will also influence your choice. So if you live in an area where there are sudden changes in temperature between summer and winter, it is best to choose a tire all time or the combination of winter and summer tires . They adapt better to the climatological influence of each station.

So you know, when it comes to changing the tires of your car keep in mind these 3 points and above all go to your workshop of confidence.

Qué tipo de neumático necesita tu furgoneta

De la misma manera que conducir un turismo no es lo mismo que conducir un todo terreno, una furgoneta o un camión; los neumáticos que debes llevar en tu vehículo, tampoco son los mismos. Pero además, dentro de la amplia gama de furgonetas que te ofrece el sector de la automoción, también hay diferencias.

Si tienes una furgoneta y debes cambiar tus neumáticos, es muy importante que sepas que debes elegir unos neumáticos especiales para furgoneta, ya que, entre otras cuestiones, el peso de tu vehículo es superior al de un turismo. De manera que si estabas pensando en comprarte unos neumáticos para turismo, lee este post para entender por qué esa no es una buena opción.

Aunque los neumáticos para turismo podrían soportar el peso de tu furgoneta, no te aportarían un rendimiento óptimo. Además se gastarían mucho antes que unos neumáticos especiales para furgoneta. De modo que esta opción no te interesa, ni por funcionalidad, ni a nivel económico. Pero tampoco te conviene en lo que a seguridad se refiere.

 

 

Razones por las que no es aconsejable poner un neumático que no sea especial para furgonetas

 

– Capacidad de carga

 

Cada tipo de neumático tiene un diseño específico en función de la carga que tenga que soportar. Mientras que los neumáticos para turismos suelen tener índices de carga de 84 a 100 kilos, los de furgoneta soportan desde 100 hasta 115 kilos.

 

– Velocidad

 

A diferencia de los neumáticos para turismo, los de furgoneta están pensados para velocidades máximas de entre 170 y 190 kilómetros por hora.

 

– Resistencia

 

Los neumáticos para furgoneta son más resistentes, ya que lleva un compuesto especial en los flancos para proteger al neumático de posibles roturas, pinchazos o reventones. Pero además la banda de rodadura está diseñada para aportar robustez a los bloques.

 

– Duración y desgaste

 

Aunque hoy en día se usan mucho como vehículos para viajar, las furgonetas tienen la ventaja de servir como vehículos para transportar mercancías. Por eso se fabrican pensando en una larga duración y un bajo desgaste.

Descubre de qué partes se compone un neumático

Si eres un apasionado de los coches, tal vez ya sepas de qué partes se compone un neumático y qué función tiene cada una de ellas. Conocerlas, te concede el privilegio de elegir bien el neumático que necesitas. Contribuye a tu seguridad, confort y ahorro en la carretera. Sin embargo, hoy te lo contamos para que puedas corroborar que estás al día de todos los detalles y comprobar que efectivamente, eres un profesional del mundo del motor.

 

Los neumáticos son una de las partes de un vehículo más importantes. Y es que son el único elemento que está en contacto con el pavimento. Por eso en Zeetex trabajamos constantemente en investigación y desarrollo de producto. Para ofrecerte neumáticos que te aporten la seguridad y confort que necesitas al volante. Los neumáticos se componen de 8 partes:

 

Flanco:

 

Es la parte lateral del neumático. Se fabrica con una goma flexible para que se adapte a las posibles deformaciones y además protege al neumático de golpes laterales.

 

Hombro

 

Es la parte del borde que encontramos entre la cara y la banda. Su grosor es más pronunciado ya que está diseñado para evitar roturas al dar golpes en los bordillos. Además distribuye el calor que produce el movimiento.

 

Talón

 

Se trata de la zona interior del neumático, entre la zona baja y la abertura que se ajusta a las llantas. Está compuesta por alambre de acero.

 

Zona baja

 

Es la parte inferior de la cara del neumático, justo por encima del talón.

 

Banda de rodadura

 

Esta parte es la que está en constante contacto con el pavimento. Está diseñada para aportar adherencia. De ella depende la seguridad a la hora de conducir. También permite que el agua se desplace por debajo del neumático para evitar el aquaplaning.

Lonas de cima:

 

Las lonas de cima están compuestas por unos cables de fibras textiles muy finos y resistentes puestos en arcos que tienen ángulos rectos. Están dentro de las cubiertas y sirven para controlar la presión, garantizando además la robustez y flexibilidad del neumático.

 

Lonas de carcasa

 

Se componen de cables de acero, delgados y resistentes, cruzados en forma oblicua y unidos, formando unos triángulos para evitar que se deformen.

 

Revestimiento interior

 

Es la cara interna hecha de goma que sirve para retener el aire y proporcionar la estanqueidad.

 

¿Coinciden estas partes con las que tú sabías? Sea como sea, las partes más importantes a la hora de detectar si tus neumáticos necesitan mantenimiento o cambiarlos por otros nuevos son: el flanco, la banda de rodadura y el talón.

 

Cómo afecta el calor a tus neumáticos

This summer is being especially hot, or at least that’s what we think every summer. But the truth is that we forget the previous one. Anyway, summer temperatures affect our health, but let’s not forget that it is also a problem for  our tires,   and that heat increases the risk of punctures and blowouts. Today we tell you why and how to prevent it.

Why heat affects tires

The tires of our vehicles suffer, since the heat of the pavement can reach up to ten degrees outside temperature. The wheels have to withstand these extreme conditions, especially if we drive on fast roads or rough roads.

In case the tires are at too low a pressure, the tread will heat up sooner, something that will shorten the life of them up to 15%, also causes an increase in fuel consumption of around 7%.

But this is not the only problem. At this time of year we run the risk of having blowouts or punctures due to the high temperatures to which our tires are exposed, even reaching high degradation.

How to prevent punctures and blowouts caused by heat

– Check the pressure every two weeks and check that it is the correct one indicated by the vehicle manufacturer. In this way, better performance and greater efficiency in braking and fuel consumption are achieved.

– Check the status, drawing and depth. It is advisable to replace the summer tires when they reach 2 mm of drawing.

– The inflation pressure must be checked when the tires are cold. Otherwise it will not be possible to obtain the actual pressure.

– You should not forget to check the pressure of the spare wheel from time to time, since you can take a surprise when you need it. In general, it is advisable that the spare wheel be inflated to 0.5 bar more pressure.

– It is very important that in case of having to replace the tires always be done by another equal to the one of its axis, identical in sculpture, dimensions, speed and load indexes.