Etiqueta: carretera

Qué líquido anticongelante usar

El líquido anticongelante es el encargado de refrigerar el motor cuando alcanza altas temperaturas. Por eso es un componente fundamental para el buen funcionamiento de tu vehículo. Pero ¿qué anticongelante es recomendable utilizar?

La misión del refrigerante es absorber el exceso de calor del motor, de forma que se mantenga en su temperatura ideal, que son unos 90 ºC. Además este refrigerante debe funcionar correctamente en la región donde vivas, por mucho calor o frío que haga.

En el mercado existen varios tipos de anticongelante, algunos de ellos específicos para algún vehículo o alguna marca. Los anticongelantes difieren entre sí por sus propiedades.

 

Tipos de anticongelante

 

 

Refrigerantes y anticorrosivos: ayudan a refrigerar el motor de nuestro coche y ayudan a evitar la corrosión de las piezas metálicas del mismo.

Agua destilada o desmineralizada: o lo que es lo mismo, agua sin minerales. Este tipo de agua tiene como función evitar que se llene de suciedad el radiador.

Agua verde: está indicada para los motores más antiguos y, además, nos protege de la corrosión. Se trata básicamente de agua con distintos aditivos y colorantes.

Para saber exactamente qué anticongelante debemos usar en nuestro coche, lo más conveniente es que revisemos el manual del vehículo, donde se indican todas las especificaciones y líquidos que debe llevar.

Ante todo has de saber que es conveniente controlar que el nivel de líquido se mantiene y permanece entre las marcas de máximo y mínimo siempre. Si te das cuenta de que baja paulatinamente, rellena el depósito. Y en caso de que notes que se pierde rápido, acude a tu taller de confianza para que lo revisen. ¡Ah! y no olvides que el líquido anticongelante se debe cambiar cada dos años.

Cómo saber si un neumático es de invierno o de verano

Aunque España no se caracteriza precisamente por ser un país frío, en zonas determinadas existen diferencias considerables a lo largo del año. De modo que a pesar de lo que se suele pensar, plantearse comprar diferentes juegos de neumáticos para invierno y verano, tiene mucho sentido. Pero ¿qué diferencias existen entre un neumático de invierno y uno de verano? ¡Vamos a verlas!

 

Neumático de invierno

 

 

La principal diferencia entre un neumático de invierno y uno de verano es su composición y la forma de su dibujo. Los neumáticos de invierno están fabricados con un material más blando y resistente, por lo que no se endurecen cuando la temperatura cae por debajo de los 7º C. Además, tienen una estructura de tacos, surcos muy amplios y la densidad de las ranuras de su dibujo es mayor. Lo que aporta un agarre superior en condiciones de lluvia, hielo y nieve.

La adherencia y la tracción de un neumático de invierno sobre hielo, agua o nieve es prácticamente la misma que la de unos de verano sobre asfalto seco. De manera que cuando sea obligatorio el uso de cadenas, si llevas neumáticos de invierno podrás circular sin ellas.

 

Neumático de verano

 

 

Tanto su dibujo como su composición están orientados a una conducción segura sobre asfalto seco o ligeramente mojado. El problema con los neumáticos de verano puede surgir cuando el tiempo se complica: en caso de lluvia extrema, podemos perder entre un 10 y un 15% de adherencia, lo que se traduce en una mayor distancia de frenado.

Su principal ventaja la encontramos en su rendimiento en condiciones normales. Además de ser los más baratos, funcionan a la perfección sobre casi cualquier superficie. Con el pavimento seco y a una temperatura superior a 7º C, son los que mejor frenan, los que menos ruido hacen y los que garantizan una mejor dirección y tracción.

4 consejos para conducir con viento

Gabriel ha dejado intensas lluvias y vientos muy fuertes en casi toda España. Aunque la borrasca ya se ha alejado, dejando viento con rachas muy fuertes en el litoral gallego, área cantábrica, Pirineos, Ampurdán, Baleares y Levante. De todas formas este tipo de inclemencia del tiempo se puede volver a repetir. Así que toma nota de estos 4 consejos que te damos para conducir con fuertes rachas de viento y que la próxima vez no te coja desprevenido.

 

1. Averigua la dirección del viento

 

Detectar la dirección del viento resulta fundamental para que puedas reaccionar. Fíjate en las mangas de viento de las autovías o autopistas o en los árboles para averiguar desde dónde sopla.

Sin embargo, aunque no tengas puntos de referencia también resulta fácil saberlo. Si notas que al coche le cuesta avanzar más de lo habitual, significa que el aire te da de frente. Por el contrario, si el coche va más ligero quiere decir que el viento empuja de cola. En todo caso, lo más peligroso es el viento racheado, porque esos cambios de fuerza afectan constantemente a la estabilidad del vehículo.

 

2. Reduce la velocidad y usa marchas cortas

 

Si reduces la velocidad y usas marchas cortas el coche tendrá un mejor agarre a la carretera y la reacción ante una ráfaga fuerte será mucho más sencilla. Asimismo, para conducir con viento es recomendable un régimen alto de revoluciones a marchas cortas. Porque de este modo tendrás más capacidad de control sobre el coche.

 

 

3. Circula por el centro del carril

 

Cuando hace viento es muy importante conducir por el centro del carril a la vez que se vigila el empuje lateral del viento. ¿Por qué? Te estarás preguntando. Muy sencillo, si estás en uno de los dos extremos del carril, una ráfaga inesperada podría hacerte invadir el carril contrario o acabar en la cuneta.

 

4. Cuida de tus neumáticos

 

Como hemos dicho en otras ocasiones, los neumáticos son el único elemento del coche que está en contacto con el pavimento. Por eso son uno de los componentes más importantes a la hora de revisar tu vehículo. Siempre tienen que estar en buen estado, pero cuando se presentan las inclemencias del tiempo todavía más. De modo que es muy importante que compruebes la presión y la profundidad del dibujo. Dos indicativos de buen agarre, que cuando haga mucho viento falta te hará.

Adiós cadenas, ¡hola neumáticos de invierno!

Cada vez hay más conductores que usan neumáticos de invierno como sustitutivos de las cadenas. Y es que son una buena alternativa para evitar riesgos. Además de la pérdida de tiempo y molestias que supone pararse para montar y desmontar las cadenas.

Por otra parte los neumáticos de invierno proporcionan más seguridad y confort al volante. Ya que mejoran la adherencia en condiciones climáticas adversas y también evitan posibles averías. Los neumáticos de invierno son capaces de reducir la distancia de frenado hasta en 11 metros a una velocidad de 90 km/hora sobre mojado. Mientras que sobre nieve pueden reducir esa distancia hasta en 31 metros circulando a 50 km/hora.

Aunque en España no son obligatorios, son muy recomendables si vives en zonas de temperaturas frías donde habitualmente nieva. La razón es que si equipas tu vehículo con neumáticos de invierno, podrás olvidarte de las cadenas. Además de que el comportamiento de tu coche mejorará sobre carreteras heladas, ganando en confort y seguridad.

Si en cambio vives en zonas de clima más moderado pero eres un apasionado del esquí, los neumáticos de invierno serán tu mejor aliado.

 

Neumáticos de invierno Zeetex

 

 

En Zeetex te ofrecemos estos 4 modelos: WH1000, WH1000 SUV, WQ1000 y WV1000. Los dos primeros destacan por su diseño asimétrico de la banda de rodadura, ofreciendo un agarre heterogéneo y buen manejo en severas condiciones invernales.

Mientras que el WQ1000 tiene un diseño unidireccional en forma de V de la banda de rodadura que ofrece un drenaje excelente de nieve y fango. Los bordes dentados para aguanieve en los bloques del hombro, atraviesan la nieve gruesa, proporcionando un agarre extraordinario.

Por último, el modelo WV1000 ofrece un mayor agarre sobre hielo y nieve. Todo gracias a sus bloques acolchados y agresivos de las costillas interiores. Los hombros cuadrados garantizan una huella óptima. Así aumenta el área de contacto para una tracción adicional y control sobre nieve y hielo.

Cómo conducir cuando hay niebla

Cuando hay niebla en la carretera, la visibilidad se reduce considerablemente. De la misma forma que debes reducir la velocidad para evitar posibles sustos. Sin duda alguna, la niebla es junto a las lluvias torrenciales, el peor enemigo para los conductores. Y es que cuando aparece el riesgo de sufrir un accidente aumenta. Por eso es tan importante tener claro cómo conducir en estas circunstancias y seguir estos consejos:

 

Consejos para conducir con niebla

 

1. Antes de salir, limpia las ventanillas, la luneta trasera y el parabrisas, y asegúrate de que todas las luces funcionan correctamente.

2. Usa la luz de posición y la de cruce cuando haya niebla. Nunca pongas las largas porque pueden reflejarse en la niebla y todavía verás peor. Recuerda que el uso de la luz antiniebla delantera es opcional y la luz antiniebla trasera solo es obligatoria con niebla densa. Cuando se restaure la visibilidad, apaga inmediatamente las luces antiniebla.

 

 

3. Usa el limpiaparabrisas de manera intermitente para eliminar la humedad que cae sobre el cristal.

4. Reduce progresivamente la velocidad para adaptarte a las condiciones de niebla y aumenta la distancia de seguridad. Si tuvieras que frenar o hacer una maniobra de emergencia deberías hacerlo dentro de la distancia en la que se puede ver con claridad.

5. Utiliza el freno de manera suave para evitar que las ruedas se bloqueen. Si lo haces antes de lo habitual y de manera intermitente, cualquier vehículo que circule detrás podrá verte.

 

 

6. En autopista o autovía circula siempre por el carril derecho y evita adelantar.

7. Si la niebla es muy densa, toma como referencia la línea continua blanca de la derecha de la calzada.

Si necesitas abandonar el vehículo, mantén activados los intermitentes de emergencia, avisa por teléfono y ponte ropa de abrigo con material reflectante.

Ante una situación de nula visibilidad, busca un lugar seguro donde parar hasta que desaparezca la niebla. Si tienes una incidencia y no encuentras un lugar protegido donde parar, hazlo lo más cerca posible del arcén derecho y enciende los intermitentes de emergencia para que el resto de conductores pueda advertir tu presencia.

Cómo reaccionar ante una nevada mientras conduces

Aunque la temporada de nieve está recién inaugurada, los primeros copos del año cayeron a principios de octubre en zonas de montaña y cotas altas como por ejemplo Asturias o Andorra. De manera que si eres un apasionado de los deportes de invierno, estás de enhorabuena. Si por el contrario no eres muy amigo de la nieve y estás pensando en hacer un viaje en coche en los próximos meses por zonas del norte del país, te recomendamos que sigas leyendo por si te sorprende una nevada.

Esta semana ha venido fresquita, dejando temperaturas bajas que en muchas zonas se traducen en nevadas, con las molestias que esto supone a la hora de conducir. Sobre todo si vas a hacer un viaje largo por carretera. Pese a que la información que tenemos sobre las posibles inclemencias del tiempo es bastante completa, en ocasiones una fuerte nevada nos puede coger desprevenidos. En esos casos lo mejor es prevenir.

 

Qué tener en cuenta ante una posible nevada al volante

 

Cadenas o neumáticos de invierno

 

En primer lugar asegúrate de salir de casa bien equipado. Si tienes neumáticos de invierno, ve a tu taller de confianza a que te los instalen antes de salir de viaje. Si no, no te olvides de poner las cadenas en el maletero por lo que pueda pasar. En caso de que la nieve te sorprenda durante el camino, para con precaución y pon las cadenas antes de que sea demasiado tarde. Recuerda que para poderlas poner, tiene que haber un manto de nieve suficientemente grueso.

 

 

Las cadenas deberán colocarse en las ruedas motrices. Si el coche es de tracción delantera, se colocarán en las dos ruedas delanteras. En cambio, si es de propulsión trasera, las cadenas se montarán en las ruedas traseras. Y en caso de que sea de tracción integral (4×4) hay que colocar cadenas en las cuatro ruedas. Pero si no queda otro remedio, servirá instalarlas en las delanteras.

 

Mantente informado y equipado

 

Otro punto importante a tener en cuenta es mantenerte informado durante el viaje del estado de las carreteras y los últimos partes meteorológicos. Y no te olvides de revisar las ruedas, los niveles de anticongelante y frenos. También es importante que salgas con el depósito de gasolina lleno y lleves ropa de abrigo, comida y agua, así como el móvil cargado y cargador por si te quedas sin batería y necesitas hacer una llamada de urgencia.

 

Ten paciencia

 

Si sigues todas estas precauciones y te sorprende una fuerte nevada, lo único que puedes hacer es tener paciencia. Puesto que en casos de fuertes nevadas, lo mejor es parar el coche, poner la calefacción y esperar a que calme y pase la máquina quitanieves para poder seguir con tu camino. Cuando esto ocurra, al iniciar la marcha, no aceleres y suelta suavemente el pie del embrague y sigue disfrutando de tu viaje.

¿Son obligatorios los neumáticos de invierno en España?

En algunos países europeos los neumáticos de invierno son obligatorios según las condiciones meteorológicas. Sin embargo, en otros no existen requisitos legales. Mientras en países como Albania o Malta no existe obligación, en Alemania conducir sin neumáticos de invierno es denunciable. Pero, ¿son obligatorios en España?

Aunque pueda parecer que no tiene sentido equipar tu vehículo con neumáticos de invierno, teniendo en cuenta el clima en España, podría ser una buena idea si vives en zonas del norte del país. Zonas donde el clima es más frío y las nevadas habituales en temporada de invierno. Sin embargo, en España esta decisión no interfiere a nivel legal, ya que no existe esa obligación.

La alternativa a los neumáticos de invierno son las cadenas. Una buena opción si vives en una zona de clima suave, pero viajas con tu coche a zonas más frías. Una situación muy habitual, sobre todo ahora que se acerca la temporada de esquí y las Navidades. Época en la que nos solemos desplazar para visitar a familiares o amigos o simplemente viajar para desconectar. Si este es tu caso, toma nota. Las cadenas están permitidas en carreteras cubiertas con hielo y nieve a una velocidad máxima de 50 kilómetros hora.

En España no es obligatorio el montaje de neumáticos de invierno. Sin embargo, es importante saber que el agarre de los neumáticos de verano empeora cuando la temperatura baja a menos de 7ºC. Al contrario de la idea generalizada de que los neumáticos de invierno sólo son recomendables cuando nieva, también son recomendables cuando la calzada está seca. Ya que, no sólo mejoran el comportamiento del coche sobre hielo o nieve, sino que ofrecen mejor adherencia sobre la carretera a temperaturas frías.

Planes en coche para disfrutar del puente de Halloween

¿Haces puente para celebrar Halloween y aprovechar para desconectar unos días? ¿Tienes pensado hacer la escapada en coche porque te encanta conducir? ¿Todavía no sabes dónde ir? Si la respuesta a estas tres preguntas es afirmativa, sigue leyendo este post, puede que alguno de los planes que te proponemos te interese.

 

Port Aventura

 

Tanto si viajas con amigos como en familia, este plan es perfecto para pasar un puente terrorífico. Podrás alojarte en cualquiera de sus hoteles y pasar una velada de terror perfecta conviviendo entre monstruos, fantasmas, zombis y personajes siniestros. Si viajas con niños no os perdáis el Halloween Parade, un desfile de carrozas al más puro estilo Disney World, pero tematizado con ambientación de Halloween.

 

Pueblos y lugares abandonados

 

Si prefieres ir por libre y prescindir de eventos organizados, otro plan para disfrutar de Halloween en coche es visitar pueblos o lugares abandonados. Además de un plan terrorífico es una buena opción para conocer diferentes puntos de España y disfrutar de la carretera. Entre ellos destacamos: el pueblo fantasma de Belchite (Zaragoza), las ruinas del monasterio de San Pedro de Arlanza (Burgos) o el Preventorio de aguas de Busot (Alicante), entre otros.

 

Noite Meiga en Galicia

 

Una fiesta que se celebra en Ribadavia (Ourense) desde mucho antes que se empezase a celebrar la noche de Halloween en España. Si te desplazas hacia allí, podrás disfrutar del castillo de la localidad, donde se citan las brujas para celebrar un aquelarre. Además de ver el desfile de la Santa Compaña y el mercado meigo en el que encontrarás todo tipo de pócimas, también podrás pasarlo de miedo en el pasaje del terror y viendo obras de teatro y espectáculos de magia ubicados en diferentes puntos de la localidad.

 

Noche de boda en Toledo

 

Si viajas sin niños y nunca has visitado Toledo, esta es una buena ocasión para hacerlo. Y es que aparte de conocer la obra del Greco de primera mano y callejear por las hermosas calles de la ciudad, podrás disfrutar de una noche terrorífica en Casarrubios del Monte. Un pueblo ubicado a 45 kilómetros de Toledo en el que se celebra una boda de terror a la que tienes que acudir debidamente disfrazado. Aparte de un banquete de miedo en el que compartirás mesa con seres del más allá, te espera una gincana, fiesta en una discoteca cercana y visita a la Mansión Dam.

 

 

Qué tipo de neumático necesita tu furgoneta

De la misma manera que conducir un turismo no es lo mismo que conducir un todo terreno, una furgoneta o un camión; los neumáticos que debes llevar en tu vehículo, tampoco son los mismos. Pero además, dentro de la amplia gama de furgonetas que te ofrece el sector de la automoción, también hay diferencias.

Si tienes una furgoneta y debes cambiar tus neumáticos, es muy importante que sepas que debes elegir unos neumáticos especiales para furgoneta, ya que, entre otras cuestiones, el peso de tu vehículo es superior al de un turismo. De manera que si estabas pensando en comprarte unos neumáticos para turismo, lee este post para entender por qué esa no es una buena opción.

Aunque los neumáticos para turismo podrían soportar el peso de tu furgoneta, no te aportarían un rendimiento óptimo. Además se gastarían mucho antes que unos neumáticos especiales para furgoneta. De modo que esta opción no te interesa, ni por funcionalidad, ni a nivel económico. Pero tampoco te conviene en lo que a seguridad se refiere.

 

 

Razones por las que no es aconsejable poner un neumático que no sea especial para furgonetas

 

– Capacidad de carga

 

Cada tipo de neumático tiene un diseño específico en función de la carga que tenga que soportar. Mientras que los neumáticos para turismos suelen tener índices de carga de 84 a 100 kilos, los de furgoneta soportan desde 100 hasta 115 kilos.

 

– Velocidad

 

A diferencia de los neumáticos para turismo, los de furgoneta están pensados para velocidades máximas de entre 170 y 190 kilómetros por hora.

 

– Resistencia

 

Los neumáticos para furgoneta son más resistentes, ya que lleva un compuesto especial en los flancos para proteger al neumático de posibles roturas, pinchazos o reventones. Pero además la banda de rodadura está diseñada para aportar robustez a los bloques.

 

– Duración y desgaste

 

Aunque hoy en día se usan mucho como vehículos para viajar, las furgonetas tienen la ventaja de servir como vehículos para transportar mercancías. Por eso se fabrican pensando en una larga duración y un bajo desgaste.

Cómo afecta el calor a tus neumáticos

Este verano está especialmente caluroso, o eso es lo que pensamos todos los veranos. Porque la verdad es que se nos olvida el anterior. Sea como sea, las temperaturas estivales afectan a nuestra salud, pero también a la de nuestros neumáticos. Y es que el calor aumenta el riesgo de pinchazos y reventones. Hoy te contamos por qué y como prevenirlo.

 

Por qué el calor afecta a los neumáticos

 

Los neumáticos de nuestros vehículos sufren, ya que el calor del pavimento puede llegar a superar hasta en diez grados la temperatura exterior. Las ruedas tienen que soportar estas condiciones extremas, sobre todo si circulamos por vías rápidas o carreteras irregulares.

En caso de que los neumáticos estén a una presión demasiado baja, la banda de rodadura se calentará antes, algo que acortará la vida de los mismos hasta en un 15%, además provoca un aumento del gasto de combustible que ronda un 7%.

Pero este no es el único problema. En esta época del año corremos el riesgo de tener reventones o pinchazos debido a las altas temperaturas a las que están expuestos nuestros neumáticos, llegando incluso a tener alta degradación.

 

Cómo prevenir pinchazos y reventones provocados por el calor

 

 

– Revisar la presión cada dos semanas y comprobar que es la correcta que indica el fabricante del vehículo. De esta forma se consigue un mejor comportamiento y mayor eficacia en la frenada y en el consumo de combustible.

– Comprobar el estado, dibujo y profundidad. ​Se aconseja sustituir los neumáticos de verano cuando alcancen los 2 mm de dibujo.

– La presión de inflado debe comprobarse ​ cuando los neumáticos están fríos. ​De lo contrario no será posible obtener la presión real.

– No debes olvidarte de comprobar de vez en cuando la​ presión de la rueda de repuesto, ​ya que puedes llevarte una sorpresa cuando la necesites. Por lo general, es aconsejable que la rueda de repuesto se hinche a 0,5 bar más de presión.

– Es muy importante que en caso de tener que sustituir los neumáticos se haga ​siempre por otro igual al de su eje, ​idéntico en escultura, dimensiones, índices de velocidad y de carga.