Mes: enero 2019

Cómo conducir cuando hay niebla

Cuando hay niebla en la carretera, la visibilidad se reduce considerablemente. De la misma forma que debes reducir la velocidad para evitar posibles sustos. Sin duda alguna, la niebla es junto a las lluvias torrenciales, el peor enemigo para los conductores. Y es que cuando aparece el riesgo de sufrir un accidente aumenta. Por eso es tan importante tener claro cómo conducir en estas circunstancias y seguir estos consejos:

 

Consejos para conducir con niebla

 

1. Antes de salir, limpia las ventanillas, la luneta trasera y el parabrisas, y asegúrate de que todas las luces funcionan correctamente.

2. Usa la luz de posición y la de cruce cuando haya niebla. Nunca pongas las largas porque pueden reflejarse en la niebla y todavía verás peor. Recuerda que el uso de la luz antiniebla delantera es opcional y la luz antiniebla trasera solo es obligatoria con niebla densa. Cuando se restaure la visibilidad, apaga inmediatamente las luces antiniebla.

 

 

3. Usa el limpiaparabrisas de manera intermitente para eliminar la humedad que cae sobre el cristal.

4. Reduce progresivamente la velocidad para adaptarte a las condiciones de niebla y aumenta la distancia de seguridad. Si tuvieras que frenar o hacer una maniobra de emergencia deberías hacerlo dentro de la distancia en la que se puede ver con claridad.

5. Utiliza el freno de manera suave para evitar que las ruedas se bloqueen. Si lo haces antes de lo habitual y de manera intermitente, cualquier vehículo que circule detrás podrá verte.

 

 

6. En autopista o autovía circula siempre por el carril derecho y evita adelantar.

7. Si la niebla es muy densa, toma como referencia la línea continua blanca de la derecha de la calzada.

Si necesitas abandonar el vehículo, mantén activados los intermitentes de emergencia, avisa por teléfono y ponte ropa de abrigo con material reflectante.

Ante una situación de nula visibilidad, busca un lugar seguro donde parar hasta que desaparezca la niebla. Si tienes una incidencia y no encuentras un lugar protegido donde parar, hazlo lo más cerca posible del arcén derecho y enciende los intermitentes de emergencia para que el resto de conductores pueda advertir tu presencia.

4 consejos para conducir con nieve

Con el año recién estrenado y la cuesta de enero, empieza la mejor época del año para disfrutar de la nieve. Pero también para conducir con precaución si vives en zonas donde nieva habitualmente o si te vas de viaje en coche y encuentras nieve durante tu trayecto. Sea como sea, es importante que tengas en cuenta una serie de consejos para no llevarte ninguna desagradable sorpresa como consecuencia de las nevadas.

 

1. Depósito lleno

 

Procura tener siempre el depósito de combustible lleno de gasolina. ¿Por qué? te preguntarás. Pues muy sencillo, y es que si te quedas incomunicado por la nieve y no puedes seguir tu camino, aunque no te hará falta el combustible para seguir, lo agradecerás para poder poner la calefacción.

 

2. Instálate neumáticos de invierno

 

Los neumáticos de invierno son la mejor opción ante condiciones climáticas adversas. Sobre todo si sueles circular por zonas con bajas temperaturas. Y es que se recomienda usarlos cuando la temperatura baja de siete grados. Con esa temperatura mejoran la adherencia sobre el asfalto frío.

 

 

3. Conduce de forma suave

 

Aunque conducir de forma brusca no es recomendable en ningún caso, cuando hay nieve lo es menos si cabe. Intenta conducir de la forma más suave posible y ni se te ocurra dar un volantazo. Con nieve en el asfalto podrías derrapar y salirte de la carretera.

 

4. Usa marchas largas

 

Intenta circular siempre con la marcha más larga posible a un nivel bajo de revoluciones. E intenta que el coche no sufra pérdidas de tracción por exceso de fuerza. En caso de que te quedes atascado en la nieve, intenta iniciar la marcha de la forma más suave posible. Es decir, sin accionar el acelerador y manteniendo en todo momento la dirección recta.

 

¡Recuerda! Conduciendo con nieve: mueve el volante con suavidad, reduce la velocidad y circula siempre con marchas largas para evitar perder tracción. Usa las marchas como freno en vez del pedal. Recuerda además mantener la distancia de seguridad, evitar los volantazos y pisar las rodaduras que han hecho otros vehículos por delante, porque es donde más hielo se acumula.

¿Los neumáticos tienen fecha de caducidad?

Aunque existe la creencia de que los neumáticos tienen fecha de caducidad, la verdad es que esto no es del todo cierto. Sin embargo, sí que es verdad que con el tiempo, la goma se deteriora, ya que las propiedades del caucho se ven mermadas. Pero la caducidad de los neumáticos, está más relacionada con el estado exterior de la goma y de la estructura interna del neumático, así como de las condiciones de uso y almacenamiento a las que se haya sometido.

Desde la Asociación Nacional de Distribuidores e Importadores de neumáticos (ADINE), explican que no existe una normativa que regule la caducidad del neumático. Las especificaciones sobre la homologación de los neumáticos vienen recogidas en la directiva 92/23/CEE del 31 de marzo de 1992 y en ella no se hace referencia a que los neumáticos tengan fecha de caducidad o vencimiento. Tampoco obliga al cambio o sustitución de neumáticos pasada una fecha determinada.

 

 

De modo que no, oficialmente los neumáticos no caducan. Pero tienen una vida útil y cuando el neumático se empieza a agrietar ha llegado el momento de sustituirlos por unos nuevos.  Ya que cuando esto sucede, la estructura del caucho ya está afectada, lo que puede provocar un reventón mientras circulas.

Recomendaciones

 

Después de 5 años de utilización de un neumático, es decir, desde la fecha en que han sido montados, tienen que ser examinados por un profesional calificado del neumático, al menos una vez al año.

A los 10 años desde la fecha de fabricación se recomienda la sustitución por unos neumáticos nuevos (incluidos los de repuesto), aunque el nivel de desgaste no se haya llegado al límite mínimo legal permitido de 1,6 mm que establece la Ley o los 3 mm recomendados.