Neumáticos no equivalentes, ¿se pueden homologar?

Si estás pensando en cambiar los neumáticos o llantas de tu coche, debes tener en cuenta las medidas equivalentes. Para ello existen unas tablas de equivalencia que te indican las medidas permitidas en función del neumático que lleve tu vehículo. Y en caso de querer cambiarlos por otros que no sean equivalentes hay que homologar. Para ello, deben cumplir con una serie de requisitos para poder pasar la ITV sin problemas. Hoy te contamos cómo homologarlos.

 

Medidas de neumáticos permitidas

 

Para que los neumáticos cumplan con los requisitos establecidos por ley, deben cumplir una serie de condiciones de equivalencia en lo que a medidas, carga, velocidad y perfil de llanta se refiere:

– Índice de carga y velocidad igual o superior

– Diámetro exterior igual o como máximo un 3% superior o inferior

– Perfil de la llanta de montaje correspondiente al neumático

Siempre que elijas unos neumáticos equivalentes no tendrás que preocuparte por pasar la ITV, ni será necesaria su homologación. Sin embargo, si optas por unos neumáticos no equivalentes, deberás homologarlos.

Cómo homologar unos neumáticos no equivalentes

 

A la hora de homologar unos neumáticos no equivalentes deberás dirigirte a la ITV y solicitar una reforma de importancia nº11 si se cambia el ancho de vía o nº 45 si se montan neumáticos de medida no homologada ni equivalente establecida en la ficha técnica del vehículo.

Como requisito informativo para solicitar la homologación te pedirán fotos de: la ficha técnica y permiso de conducir por ambas caras, así como del frontal, trasera y laterales del vehículo, y también de los neumáticos que vayas a instalar.

La documentación a presentar es:

Informe favorable del fabricante que deberás solicitar en el concesionario donde compraste el coche, o en caso de que no lo compraras en un concesionario oficial, solicitarlo en cualquier concesionario de la marca.

Certificado del taller que te vaya a hacer el cambio, una vez tengas el informe favorable de la marca.

Tienes que tener en cuenta que ambos documentos tienen un coste que deberás sumar a las tasas de la ITV por gestionar la homologación y modificar la ficha técnica.

Como ves el proceso es algo engorroso, aunque tampoco demasiado complicado. De modo que si estás decidido a cambiar tus neumáticos por otros no equivalentes, no te preocupes, lo puedes hacer perfectamente siguiendo estas indicaciones. Y una vez tengas la homologación solo te quedará llevarlo al taller para que te hagan el cambio y ¡a hacer kilómetros!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *